Polietileno de baja densidad

baja densidad rollo

El polietileno de baja densidad es un polímero perteneciente a la familia de los polialquenos, como es el caso del polipropileno. Se trata de un polímero termoplástico compuesto por cadenas de moléculas de etileno muy ramificadas, lo que hace que tenga una densidad más baja que la del PEAD.

Te proponemos conocer con detalle las características de este material, así como sus propiedades, usos y formas de reciclaje.

Propiedades del polietileno de baja densidad

El polietileno de baja densidad es designado como LDPE (Low Density Polyethylene) o PEBD, por sus siglas en español. Se caracteriza fundamentalmente por tener una buena resistencia al calor, a los impactos y a la corrosión por productos químicos. Es muy fácil de moldear mediante los métodos en que habitualmente se procesan los termoplásticos, tales como inyección y extrusión.

Su color es semi-opaco, aunque en dependencia del espesor podría llegar a ser transparente. Es más flexible que el polietileno de alta densidad, con una densidad que ronda los 0.910 y 0.940 gramos por centímetro cúbico.

Uno de sus pocos inconvenientes es su elevada contracción de moldeo, que podría disminuir el tamaño de las piezas hasta un 3.5% de su proporción original.

Aplicaciones del polietileno de baja densidad

El PEBD se utiliza en la fabricación de múltiples objetos. Su gran popularidad se debe a su resistencia, inocuidad y versatilidad, sumado al bajo costo de adquisición. Así podemos encontrarlo en:

  • Bolsas plásticas.
  • Film para uso agrícola.
  • Objetos de menaje.
  • Stretch film para uso doméstico e industrial.
  • Tubos y tuberías.
  • Envases para productos químicos.
  • Y mucho más…

Polietileno de baja densidad para inyección

El polietileno de alta densidad también puede emplearse para el moldeo por inyección. Dicho proceso lo convierte en piezas de alta calidad, a través de máquinas de inyección. Para este fin es necesario un determinado tipo de polietileno de baja densidad: el polietileno de baja densidad lineal M200024.

Sus aplicaciones más relevantes se encuentran en el mercado de envase, construcción y consumo. Algunos ejemplos de objetos de polietileno de baja densidad fabricados mediante este moldeo son los cubos de basura, tapas para contenedores industriales, electrodomésticos, envases para huevos, etc.

Reciclado del polietileno de baja densidad

Siendo la segunda resina más procesada a nivel mundial, y por su demanda en el sector de la transformación de materias plásticas, resulta esencial conocer cómo se recicla este material:

Reciclaje térmico del LDPE

Luego de que los productos hechos de polietileno de baja densidad son llevados al centro de reciclaje, estos se procesan mediante el fundido de plástico para eliminar posibles contaminantes y bacterias.

Tras este proceso térmico, el material es transformado en láminas plásticas delgadas, las cuales la compañía de reciclaje vende nuevamente a los fabricantes de productos.

Contrario a lo que la creencia popular indica, las botellas de plástico recicladas no se convierten en botellas nuevamente. Pues la degradación del material lo hace útil para otras aplicaciones, tales como la manufactura de textiles de uso doméstico.

Tras conocer las propiedades y principales usos del polietileno de baja densidad, así como sus métodos de procesamiento y reciclaje. Te invitamos a investigar sobre otros tipos de polietileno y derivados de los mismos.

Coméntanos cualquier duda o inquietud que despierten en ti, los datos que hemos expuesto en este post.

× Necesito cotizacion